top of page
Árvores na água
Cópia de _ANA5285.jpg

Nuestra historia
empezó cuando nos casamos...

Cuando nos casamos en octubre de 2017, encontramos grandes dificultades con las rutinas. Mariana (técnica de enfermería) trabajaba en el Hospital de Santa Catarina en São Paulo y yo Júnior trabajaba como editor de imágenes publicitarias. 

Nuestro gran problema era la  rutina con horarios que nunca encajaban.

Preocupados por la comida, siempre nos volvían locos las etiquetas, analizábamos todo lo que íbamos a comer, hasta hacíamos nuestra propia pizza, nuestro propio helado, nuestro propio  nuestro propio yakisoba, granola, nuestro propio todo.

Hasta que un día, miramos la etiqueta de cierta marca de barra de chocolate y nos sorprendió la lista de ingredientes. Tenía todo en esa lista de ingredientes, el menor de los cuales era el cacao, pero ¿el chocolate no está hecho de cacao? Así es...

Para hacer nuestro propio chocolate con pocos ingredientes, nos dimos cuenta de que no era tan fácil, así que nos sumergimos en la investigación y descubrimos el mundo de los chocolates Bean to bar, es decir (del grano a la barra) un acrónimo muy utilizado en los Estados Unidos.

​ Nos fascinó, no solo la posibilidad de hacer nuestro propio chocolate, sino la filosofía que hay detrás del Bean to bar. 

 

Entonces decidimos hacer un curso y con todo eso se nos ocurrió la maravillosa idea de crear nuestra propia marca de chocolates, para que más personas tuvieran acceso a chocolates de calidad con muy pocos ingredientes.

Los costos de iniciar nuestra fábrica de chocolate fueron enormes... pero no nos rendimos. 

Junior vendió el carro, armamos un dim dim y compramos el melanger, que es el (molino de piedra) para refinar el chocolate y creamos nuestro propio separador de cascarilla de cacao con tubos de pvc y una aspiradora.
 

En 2018 montamos nuestra fábrica de chocolate en casa, en el salón de casa para ser más concretos. 

Pero no fue suficiente para que saliera el chocolate, pasamos 1 año probando, si, 1 año! 

El chocolate que solíamos hacer no sabe bien y por eso nos tomó tanto tiempo hacer bien la primera receta.